La harina es un ingrediente esencial en cualquier cocina, ya que con ella podemos preparar un sinfín de elaboraciones: panes, bizcochos, masas de pizza, empanadas, rebozados, pasteles, bizcochos, tartas, salsas… Existe una gran variedad de recetas deliciosas con la harina como ingrediente principal. ¡Pero no todas las harinas sirven para lo mismo! Por eso, en este artículo, te contamos qué tipos de harina hay y cuáles usar para cada tipo de elaboración.

Harina de trigo​

Es la más utilizada y, aunque se puede utilizar para la mayoría de las recetas, se pueden encontrar diferentes variedades, en función de la elaboración que desees realizar. Las más comunes son la harina todo uso, la harina de fuerza (o harina de pan), la harina para rebozados (que te hará conseguir el punto perfecto en tus frituras), la harina de repostería (para conseguir postres más esponjosos) o la harina especial para bizcochos (preparada con levadura).

Harina integral​

Se elabora a partir del grano de trigo entero, incluyendo el salvado y el germen, lo que le confiere un mayor contenido de fibra y nutrientes que la harina refinada. Debido a ese alto contenido de fibra, la harina integral es ideal para mantener una digestión saludable y regular. Además, también se ha demostrado que la harina integral puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad.

En la cocina, la harina integral se utiliza principalmente para la elaboración de panes, galletas y otros productos de panadería. Sin embargo, debido a su mayor contenido de fibra y nutrientes, la harina integral puede afectar la textura y el sabor de los productos horneados, por lo que puede ser necesario ajustar las recetas para obtener los mejores resultados. En general, la harina integral se recomienda como una alternativa más saludable a la harina refinada y se puede utilizar en una variedad de preparaciones culinarias.

Harina de espelta​

La harina de espelta se elabora a partir del grano de espelta, una variedad antigua de trigo que ha sido cultivada durante miles de años. La espelta es una alternativa popular a la harina de trigo común debido a su sabor suave y a su mayor contenido de proteínas, fibra y nutrientes. En la cocina, la harina de espelta se puede utilizar como un sustituto de la harina de trigo en una variedad de preparaciones, como panes, galletas, pasteles y pasta. Debido a su mayor contenido de gluten, la harina de espelta puede producir una masa más densa y húmeda que la harina de trigo, lo que puede afectar la textura y la estructura de los productos horneados.

Harina BIO

La harina BIO se produce utilizando granos cultivados sin pesticidas ni fertilizantes químicos sintéticos. Esto significa que la harina BIO es más saludable y respetuosa con el medio ambiente que las harinas convencionales. Además, la harina BIO también se procesa sin el uso de aditivos artificiales ni conservantes. En la cocina, la harina BIO se puede utilizar de la misma manera que la harina común, en una gran variedad de preparaciones, como panes, pasteles, galletas y masa para pasta.

Harina multicereales

La harina multicereales es una mezcla de diferentes tipos de harina como la de trigo, centeno, espelta y avena. Debido a su composición, la harina multicereales ofrece una variedad de beneficios para la salud, como un mayor contenido de fibra, proteínas y nutrientes. En la cocina, la harina multicereales se puede utilizar para hacer todo tipo de panes, galletas, pasteles y otros productos horneados. Debido a que la harina multicereales contiene una mezcla de diferentes tipos de harina, posee un sabor y una textura únicos.

Mix sin gluten

Por último, las personas que sufren enfermedad celíaca o intolerancia al gluten (u otras sensibilidades alimentarias), pueden disfrutar de sus recetas de harina favoritas gracias al mix sin gluten: una alternativa a la harina tradicional que mezcla diferentes tipos de harina que no contienen gluten. Algunas de las harinas que se pueden encontrar en la harina mix sin gluten incluyen la de arroz y la fécula de patata. En la cocina, el mix sin gluten se utiliza para hacer panes, galletas, pasteles y otros productos horneados que no contengan gluten.

Ahora que ya sabes qué tipos de harina hay, déjanos desvelarte un secreto: es muy importante encontrar siempre una harina realizada a partir de los mejores trigos, como es el caso de las harinas Gallo. Ese será el truco definitivo para que todas tus recetas, sean dulces o saladas, queden siempre perfectas.

Recetas

Similares

Recetas Gallo

Siempre un éxito en casa

ver receta
Ensalada de pasta de garbanzo
con salmón

ver receta
Spaghetti con almejas
y calabacín

ver receta
Pasta de lenteja roja
con boloñesa de chile picante

Te puede

INTERESAR

Celebramos nuestro 75 aniversario a tu lado

En Pastas Gallo llevamos toda la vida…

Leer
Día Internacional de la Pasta 25 octubre

En el universo culinario, pocos manjares hay…

Leer
Cous cous: qué es, propiedades y cómo se cocina

El mundo culinario está lleno de maravillas…

Leer
8 trucos para cocer pasta

Los verdaderos amantes de la pasta estarán…

Leer
La historia de la primera semolería sin gluten de España

Sufrir celiaquía, alergia o intolerancia al gluten…

Leer
This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.